Se dio media sanción a la ley del aborto legal

La sesión que comenzó el jueves a las 11.30, terminó en la mañana del jueves con la sanción de la ley del aborto legal por 129 votos afirmativos contra 125 negativos. Una de las primeras en hablar tras el voto fue la diputada Carrió, quien aseguró: «No he hablado para preservar la unidad de Cambiemos».

Ayer, el primero en hablar en la sesión fue Lipovetzky, del PRO, quien estuvo a favor de la  legalización y aseguró: «Los cientos de abortos clandestinos que existen en la Argentina son un problema que debemos resolver. No hay ningún artículo de la Constitución que prohíba la despenalización del aborto».

La presidenta de la comisión de Salud, Carmen Polledo (PRO), expresó que si se legaliza el aborto «el daño será irreparable» ya que «no es el camino para evitar muertes de mujeres, sino que hay que redoblar los esfuerzos en políticas de educación sexual».

La diputada de Libres del Sur Victoria Donda dijo que:” los que defienden las dos vidas no defienden las dos vidas defienden el estatus quo».

Uno de los momentos más tensos se dio cuando el diputado de Cambiemos, Nicolás Massot, cuya familia está vinculada con crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura, defendió de manera acerrima su postura en contra del proyecto y lo llevó a una cuestión de derechos humanos.

Ni en democracia nos animamos a tanto. Tampoco en ese momento nos animamos a tanto”, dijo en referencia a la dictadura, y dijo: “¿Vos dónde estás hoy Juan, dónde estás parado?”, en contra de Cabandié, hijo de desaparecidos y nieto recuperado. “Nunca en democracia nos animamos a tanto Juan, ni en democracia ni de otra manera” .

Mayra Mendoza lo interrumpió diciendo, “Pero sí en la dictadura se animaron”, mientras Massot seguía con su discurso en contra del aborto. “Tampoco en ese momento Mayra, tampoco en ese momento nos animamos a tanto”, le respondió.

Máximo Kirchner  expresó:Hay que pensar en el dolor que sucede en ese momento, lo que ella sentía cuando su cuerpo estaba en peligro. Quizá esta no sea la solución ideal, es la posible para que el Congreso no mire más a las mujeres con la nuca”.

Luego sacó una carta de «una gran amiga que abortó hace 19 años» y leyó: «La semana pasada hablaba con mi psicóloga de cómo sigo guardando un secreto, cómo me duele que me juzguen. Este derecho es poner voz a muchas que callaron por miedo, miedo a morir en hospitales, morir de angustia, en la clandestinidad».

A la vez, el legislador Andrés Larroque leyó una carta de Julio Devido, quien no  estuvo  presente en la votación ya que se encuentra preso en el penal de Ezeiza. «En este debate de hoy no puedo expresar mi foto favorable a este proyecto por estar preso por el presidente Macri y del neoliberalismo, que habla de defender la vida y reprime o apunta por la espalda cualquier reclamo por la cruel política de ajuste que está llevando al pueblo argentino a la desocupación y la miseria», leyó Larroque.