En breve se realizarán cambios sustanciales en el sistema educativo de la Ciudad

El Ministerio de Educación porteño envió un documento a todas las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires donde se informa que la nueva secundaria  incluirá una novedad que ya viene despertando polémica dentro de algunos sectores; la novedad consiste en que todos los alumnos deberán trabajar durante el último año del curso. El nuevo programa educativo contempla dos años de ciclo básico, dos años de ciclo orientado y un quinto año que intentará ser “integrador y formativo más allá de la escuela”.

Para el último año de la cursada se prevé una parte del horario escolar destinado a aprendizajes dentro de empresas y otro al desarrollo de habilidades que se relacionan con emprendimientos. Según la información vertida desde el Gobierno, esta innovación sería la forma más óptima para lograr integrar la educación con el trabajo; pero desde sectores, principalmente del sector sindical, afirman que se orienta más a una formación de “mano de obra flexibilizada”.

Según la información que se maneja, ya no existirán materias sueltas sino que se complementarán con otras áreas de conocimiento; no existirán más notas numéricas del 1 al 10, sino que los alumnos serán evaluados bajo un sistema de créditos que integrarán todas las situaciones del aprendizaje; por otra parte tampoco se repetirá más el año completo, sino que se podrá recuperar los contenidos en contra turnos. Éstas innovaciones son solo algunos ejemplos de los objetivos de una reforma sustancial de la escuela secundaria que se establecerá en las escuelas públicas de la Ciudad, a desarrollarse a  partir del año próximo, y que van en consonancia con los cambios a nivel general que se promueven desde el Ministerio de Educación Nacional y desde el Consejo Federal para lograr adaptar a la escuela de enseñanza media a los nuevos paradigmas modernos, y desde ésta forma lograr combatir la deserción escolar.

En referencia a vincular el último año de cursada con el mercado laboral, las autoridades de Educación informaron que las pasantías no se llevarán a cabo sólo en empresas, sino que el lugar será escogido por los docentes junto al Ministerio y tendrán como eje principal poseer un sentido pedagógico.

Los alumnos que estén cursando el último año, a la vez, contarán con la opción de estudiar las dos materias comunes del CBC de la UBA u otras de institutos terciarios o profesorados, para de ésta forma poder acreditar esas materias para ir avanzando en sus futuros proyectos educativos.