Un “disyuntor” previene fugas y lo reclaman para evitar tragedias

La familia de Valeria murió por un escape de monóxido. Y ella ahora busca que a otra gente no le ocurra lo mismo.

Hace dos años, Valeria Giarratana perdió a sus hijas Agustina (12) y Pilar (8). Ellas fallecieron junto a su papá Luis (43) y su hermanita de un año en un departamento de Haedo por una pérdida de monóxido de carbono (CO). Si bien tiene claro que el dolor por lo ocurrido no desaparecerá nunca, esta mamá, que está asistiendo a grupos de duelo, encontró una forma de transformar tanta angustia en algo positivo. Así inició una campaña de prevención en época invernal contra este “asesino silencioso”, como ella lo llama.

“Yo no pude salvar la vida de mis hijas pero hoy puedo salvar la tuya y la de tus seres queridos”, asegura en el video #Noteduermas, que editó con la ayuda de una amiga de Agustina. Es el segundo año que lo hace. Y, esta vez, no sólo plantea el problema sino que sostiene que existe una solución. “Estoy en contacto con un investigador del Conicet de Mar del Plata que creó un dispositivo que, frente a una fuga de CO, corta directamente el gas”, explica a Clarín Valeria, que pretende visibilizar el invento y lograr que empiece a utilizarse en las casas.

Al gas de línea, es decir, al metano, se le incorporan sustancias para que tenga olor. Por eso, cuando hay una pérdida se puede detectar. “Esto no ocurre con el monóxido, que se forma por la mala combustión del metano y es imperceptible”, explica Miguel Ponce, doctor en ciencia de los materiales, investigador del Conicet y docente en la Universidad Nacional de Mar del Plata. El es el autor de este disyuntor para el CO que surgió como un desprendimiento de su tesis doctoral. Lo tiene listo y funcionando desde 2006. Sin embargo, hasta ahora no logra sacarlo al mercado por trabas burocráticas y falta de apoyo económico. “En estos diez años, perdieron la vida más de 1.800 personas por monóxido, entre ellas, las hijas de Valeria. Esas muertes podrían haberse evitado”, resume Ponce.

El pequeño dispositivo tiene un valor promedio de 150 pesos y debe ubicarse entre la válvula de seguridad de los artefactos a gas (que sirve para evitar fugas de metano) y la termocupla. Funciona cortando el gas de línea ni bien la estufa, el calefón o el termotanque generan monóxido. “No existe nada así en el mundo, lo más cercano es una alarma externa que se pone en la pared y avisa al detectar una pérdida pero no corta el suministro”, explica Ponce.

Con Valeria se contactaron a través de Facebook. El se conmovió con su caso y ella encontró en el científico la forma de prevenir muertes como las de su familia. “Hacer esto es la manera que encontré para sanar un poco”, dice Giarratana y destaca que el CO le dio señales que no supo ver. “Luis, mi ex marido, se había mudado hacía pocas semanas a ese departamento, se venía sintiendo mal y me lo había dicho: le dolía la cabeza y el estómago. Además, tenía pajaritos de mascotas y se le habían muerto. En su momento, pensamos que no se habían adaptado al nuevo lugar, ahora entiendo que fue el monóxido”, suma Valeria.

Otro indicio lo dio una de sus hijas días antes del desenlace fatal. “El miércoles previo, Luis me llamó para decirme que Agus se había ido a dormir la siesta y que no la podía levantar. Creí que tenía fiaca o estaba muy cansada. Hoy sé que fue por el monóxido”, destaca Valeria, que recién se dio cuenta de lo que sucedía el domingo 1° de junio de 2014 cuando, después de varias horas sin poder ubicar ni a sus hijas ni a su ex –les había mandado mensaje y los había llamado– se acercó hasta la casa de Haedo y se encontró con el peor escenario: estaban todos muertos.

“Siempre creemos que no nos va a suceder a nosotros. Yo pensaba eso y me pasó”, remarca esta mamá. Y agrega: “A la gente le digo que esté atenta y controle los artefactos y a los políticos y funcionarios, que tienen la posibilidad de revertir esta realidad. Les solicito que me ayuden a impulsar una ley que promueva el uso de este dispositivo, se los pido por mis hijas”.

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.