Escuelas CABA: Dejaría de ser obligatorio el uso de tapabocas en recreos

En los establecimientos educativos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el uso de tapabocas o barbijo podría dejar de ser obligatorio durante los recreos.

La decisión comenzaría a estar vigente cuando se libere el barbijo o tapabocas al aire libre en el territorio porteño. El ejecutivo de la Ciudad avanzaría en las flexibilizaciones del protocolo en los colegios de la Capital Federal. Durante los próximos días se definiría que el uso de barbijos o tapabocas, dejaría de ser obligatorio durante el esparcimiento de niñas, niños y adolescentes. Por estos momentos, se analizan los pormenores de la decisión, que en principio priorizará a los niños de nivel inicial y primaria.

Según confirmaron fuentes oficiales a la prensa, el anuncio irá en sintonía con la relajación del tapabocas o barbijo al aire libre en C.A.B.A.

El titular de la cartera de Salud, Fernán Quirós, se había comprometido meses atrás en este sentido, de modo que, una vez que se llegara al setenta por ciento de los porteños y porteñas con vacunación completa, o sea, con las dos dosis, dejaría de exigirse el uso de tapabocas o barbijos en los espacios al aire libre.

El uso de barbijos o tapabocas en los establecimientos educativos porteños es objeto de polémica desde hace varias semanas. Las familias agrupadas en la entidad Padres Organizados vienen reclamando que los niños, niñas y adolescentes puedan quitarse el barbijo o tapabocas durante la jornada educativa, al menos los más chicos.

De esta manera, la semana anterior, miembros del colectivo de padres mantuvieron una reunión con la titular de la cartera educativa porteña, Soledad Acuña, con el objetivo de dialogar sobre este tema y sostuvieron mediante un comunicado: “Les transmitimos nuestra preocupación con respecto al uso de barbijos, especialmente en las escuelas de nivel inicial y primaria. Les acercamos información sobre los perjuicios del uso prolongado del barbijo en niños que venimos relevando con datos de profesionales de la salud y padres”.

“No podemos terminar el año con chicos que pasan hasta 8 horas con el barbijo puesto mientras los adultos podemos ir a los bares, discotecas y canchas sin usarlos”, ahondaron.

Durante el encuentro, la funcionaria Acuña deslizó la posibilidad de que se libere su obligatoriedad, en un primer momento, durante los espacios recreativos. Si bien la discusión no está del todo zanjada, sí hay consenso respecto a avanzar en los alumnos de nivel inicial y primario. Lo que aún resta definir es hasta qué edad dejará de ser obligatorio durante los descansos. En los espacios cerrados, tales como aulas o salones de usos múltiples, continuará siendo obligatorio.

En efecto, el protocolo escolar de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires nunca determinó la obligatoriedad para los niños y niñas de nivel inicial, aunque sí aconsejaba su uso. Esa ambigüedad en la norma condujo a que muchos jardines maternales exijan  que todos los niños y niñas tengan la boca y la nariz cubiertas durante las clases.