La Policía Porteña inauguró un Centro de Video Vigilancia en el Barrio Zavaleta

La Policía de la Ciudad inauguró en el Barrio 21-24/Zavaleta una nueva dependencia de Monitoreo de Video Vigilancia.

Esta nueva dependencia supervisará ciento cinco cámaras que se distribuyen en el barrio, como parte del plan de seguridad que impulsa arduamente la fuerza porteña en la zona.

El titular de la cartera de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Marcelo D´Alessandro, protagonizó hoy la presentación de la nueva Oficina de Video Vigilancia de la Policía de la Ciudad en el Barrio 21-24/Zavaleta, del barrio porteño de Barracas, que se adiciona al plan de seguridad integral que impulsa la fuerza capitalina en la zona desde el mes de marzo pasado.

Esta nueva dependencia instaurada recibirá las filmaciones de las ciento cinco cámaras que se distribuyen en el barrio entre domos fijos y puntos cuádruples de monitoreo.

El ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estuvo acompañado por el jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Berard, el subsecretario de Seguridad Comunal e Investigación Criminal, Aníbal Falivene, el director general de Seguridad Comunal e Investigación Criminal, Maximiliano Piñeiro, y el superintendente de Orden Urbano de la Policía de la Ciudad, José Ascona.

“Esta Unidad de Prevención Barrial es de proximidad y cercanía, con oficiales que caminan los barrios vulnerables, el segundo centro de monitoreo que inauguramos”, expresó D’Alessandro.

El funcionario consideró un “orgullo” poder poner a disposición de la ciudadanía al nuevo centro desde donde se monitorearán “ciento cinco cámaras, tecnología que es la herramienta que se les da a los hombres y las mujeres de la Policía de la Ciudad que todos los días, con gran profesionalismo y vocación cuidan a los vecinos, devolviéndoles el uso del espacio público, y, por sobre todo, la libertad”.

En tanto, Berard soslayó que la moderna unidad “es muy importante porque nos permite tener focalizados los barrios en toda la Ciudad de Buenos Aires, monitoreando todo el tiempo, complementado la protección que realiza el personal de la Barrial, caminando en binomios o trinomios, en comunión con el barrio, escuchando a los vecinos, que es lo que nos está dando buenos resultados”.

De estas ciento cinco cámaras, sesenta y nueve fueron instaladas por el Gobierno local desde el mes de marzo pasado, cuando la Policía de la Ciudad se hizo cargo de la seguridad en esa zona.

La puesta en marcha de las modernas cámaras introdujo un trabajo en el territorio, con la instalación de la infraestructura adecuada, el tendido de fibra y de energía eléctrica.

Esta dependencia en el barrio 21-24/Zavaleta es monitoreada durante las veinticuatro horas del día por personal de la Policía Barrial, que conoce y trabaja en el barrio.

La Oficina se encuentra conectada al Sistema Público Integral de Video Vigilancia de la Ciudad, que posee más de diez mil cámaras en las quince Comunas.

La Oficina de Video Vigilancia es la segunda que instaura la Policía Porteña en un barrio de emergencia, después de poner en funcionamiento hace un año la instalada en el Barrio treinta y uno de Retiro, lugar en donde se colocaron setenta y cinco cámaras para visualizar los puntos estratégicos de la zona.

Desde que la Policía Porteña se hizo cargo de la seguridad en el Barrio 21-24/Zavaleta en el mes de marzo pasado, se cerraron siete búnkeres de drogas de un total de treinta y ocho que se llevan tapiados en diversas zonas.

Por medio de esta Oficina, los profesionales pueden actuar a raíz de la visualización de imágenes o recibiendo llamadas a través del teléfono de emergencias 911 y constatando el incidente por las cámaras y hacer un seguimiento del mismo, de modo que, se puede establecer con exactitud el personal que se encuentra aledaño al incidente para derivarlo o, si la situación lo amerita, enviar más personal al lugar del hecho.

A su vez, por medio de un mapa de ubicación de cámaras, los operadores pueden hacer un seguimiento frente a eventos de trascendencia e ir alertando al personal policial a efectos de  organizar operativos y/o persecuciones.