La CABA adhirió a la Ley Micaela y los tres poderes del Estado local tendrán que capacitarse en cuestiones de género

Durante la jornada de ayer, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aprobó la normativa por unanimidad. Es “una ley sumamente necesaria para comenzar a modificar los poderes que son sumamente machistas”, declaró Andrea Conde, actual presidenta de la comisión de la Mujer e Infancia.

La normativa había sido sancionada el diez de diciembre del año pasado y ayer, exactamente a un año de a sanción del congreso y en el contexto de la sesión ordinaria de todos los jueves, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por unanimidad adherir a la Ciudad a la ley nacional 27.499, denominada como “Ley Micaela”. El propósito de la normativa es que los tres poderes del Estado, en este caso la Ciudad, tengan la obligatoriedad de ofrecer capacitaciones sobre género a sus trabajadores.

La ley se originó luego del femicidio de Micaela García, una mujer de apenas 21 años de edad de la provincia de Entre Ríos. En los fundamentos, los diputados porteños explicaron que “al momento de su muerte, el asesino y abusador de Micaela, Sebastián Wagner, tenía una condena por dos casos de violación. El Juez de la causa, Carlos Rossi, le había concedido la libertad condicional pese a que existían dictámenes que lo desaconsejaban”.

“El caso de Micaela no constituye un hecho aislado, en nuestro país ocurre un femicidio cada 32 horas; siendo esta una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, pero ante todo es un flagelo social y cultural producto de la violencia machista y patriarcal”, finalizaron.

La titular de la Comisión de la Mujer e Infancia y diputada porteña del bloque Unidad Ciudadana, Andrea Conde, explicó que es “una ley sumamente necesaria para comenzar a modificar los poderes que son sumamente machistas” e insistió en que “es fundamental que existan capacitaciones continuas que permitan que nos convirtamos en un Estado que garantice los derechos, capacitarnos nos permite ofrecer mejores respuestas, con mayor libertad y más respeto”. “Luego del femicidio de Micaela permitió que se pueda avanzar con un proyecto como este que nos permite cambiar la ciudad en la que vivimos”, resaltó.

En tanto, la legisladora porteña perteneciente al espacio político del FIT, Laura Marrone,  sostuvo que la norma es “un triunfo del movimiento de mujeres que en nuestro país y en el mundo se despertaron contra la violencia que las mujeres sufrimos durante miles de años”. “En los últimos 70 días se ha acelerado el número de violencia a una mujer cada 20 horas, es decir, que no se han desarrollado políticas que se transformen en medidas de acción que las protejan”, puntualizó.

Por otra parte, la diputada porteña del oficialismo, Paola Michielotto, adicionó que “esta ley pone el eje en todos los que formamos parte de alguno de los poderes del Estado” y sentenció que “el Gobierno de la Ciudad es pionero en la lucha contra este flagelo social y desde hace mucho tiempo viene dando capacitaciones de concientización al respecto”.