La Ciudad invierte menos de la mitad de su presupuesto anual en servicios sociales

Alertan que por primera vez en la historia el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, invierte menos de la mitad de su presupuesto anual en lo que respecta a servicios sociales. La información recabada y develada por la Fundación Urbe un “declive sostenido de la inversión en servicios sociales por parte del Gobierno de la Ciudad desde dos mil once”. Tras haber llegado a porcentajes en torno al sesenta y cinco por ciento entre mil novecientos noventa y siete y dos mil diez, hoy está en un “piso histórico”: cuarenta y nueve coma dos por ciento.

Un dictamen de la Fundación Urbe develó que, por primera vez en la historia, desde su autonomía en el año mil novecientos setenta y siete, el gobierno porteño, destina menos de la mitad de su presupuesto para inversión en materia social. Salud, Educación y Cultura son los rubros menos priorizados.

De esta forma lo vislumbró el “Informe sobre inversión social por parte del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde su autonomización”, dónde la Fundación Urbe discernió la erogación presupuestaria destinada a inversión social, por áreas, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Se evidencian dos momentos diferenciados en términos del volumen de inversión pública por parte del GCBA: el primero, entre mil novecientos noventa y siete y dos mil once, sostiene un promedio alrededor del sesenta y cinco por ciento en inversión social, más allá de los diversos devenires del entorno económico global y el socio-económico nacional. En el segundo, que inicia en el ejercicio siguiente, el promedio de la representación de la inversión social en el presupuesto del GCBA desciende en diez puntos porcentuales, ubicándose en cincuenta y cinco por ciento”, contiene el informe. Y continua: “Resulta evidente el correlato entre la llegada de la actual alianza política gobernante y el inicio de una tendencia en relación a la desinversión social, al tiempo que se observa una continuidad entre los gobiernos de Mauricio Macri y de su sucesor, Horacio Rodríguez Larreta, que indicaría un sesgo partidario que excede al liderazgo de turno”.

De la información publicada se desprende un “declive sostenido de la inversión en servicios sociales por parte del Gobierno de la Ciudad desde el año dos mil once. De haber representado figuras en torno al sesenta y cinco por ciento entre mil novecientos noventa y siete y dos mil diez, se ubica hoy en un piso histórico, perforando el piso del cincuenta por ciento por primera vez, ubicándose en un cuarenta y nueve coma dos por ciento”.

Para las áreas de Educación y Cultura, dos mil veintiuno también conforma un piso histórico. En Salud, en cambio, el piso se originó en el año dos mil diecinueve, aumentando después por efecto de la emergencia sanitaria. La C.A.B.A. invierte en la actualidad un quince coma nueve por ciento en materia de Salud, lo que representa un veintidós coma nueve por ciento en el año dos mil siete, momento en que arribó el PRO al gobierno local, quince coma nueve por ciento en Educación, lo que refleja un veintisiete coma nueve en el año dos mil siete y dos coma dos en Cultura, tres coma ocho en dos mil siete.

“El análisis de estas variables se vuelve relevante en tanto la Constitución local explicita que la búsqueda de dignidad y bienestar para la población de la Ciudad Autónoma debe constituir la ocupación primaria de su Gobierno. El cumplimiento de determinados estándares en estas agendas es conducente a la plena vigencia de los derechos humanos en su territorio”, argumentó Urbe, conformada por “un grupo de ciudadanos y ciudadanas interesados en las políticas públicas urbanas y la transformación territorial”, entre ellos legisladores de la oposición.