Por Miguel Plata

Cuando pienses en iniciar un divorcio en tu vida, te recomendamos:

 

  • No judicialices tu conflicto. Agota todas las formas de negociación antes de entrar al bajo mundo de los abogados, los jueces y los terapeutas. En estos años de experiencia hemos visto que judicializar solo complica y convierte las separaciones en una lucha sin fin.

 

  • Que la corrupción no empiece en casa. Evita las denuncias falsas, aun cuando tu abogado te diga que no hay consecuencias, la falsedad de declaración es un delito pero sobre todo, es una forma de inculcar la mentira y la corrupción a los hijos.

 

  • Perro que ladra si muerde.Si tu abogado te ha sugerido denunciar un hecho falso, deshazte de él. Ese sujeto, aunque tenga cédula profesional no tiene escrúpulos ni ética y terminará mintiéndote a ti también.

 

  • La familia es la familia…y NO la debes involucrar en este asunto que es entre ustedes dos y nadie más. Cuando la familia toma este problema como una afrenta, ya te equivocaste.

 

  • Si no fueron la mejor pareja, sean los mejores padres.Genera acuerdos de convivencia inmediata, no impidas el vínculo pues este no te pertenece, es un derecho de tus hijos y tu lo estarías violentando.

 

  • Infancia es Destino. Terminar una relación es empezar una nueva etapa así que por a tus hijos por delante cada vez que tomes una decisión. Acuerda una custodia compartida.

 

  • Los padres se divorcian, los hijos NO. Permite la sana convivencia y por nada del mundo les hables mal del otro progenitor. Aunque no lo merezca tu ex pareja, tus hijos si.

 

  • Hablando se entiende la gente.Sí existen problemas para comunicarte con tu expareja, adquiere las habilidades del diálogo asertivo. Si no puedes decírselo, MAAS Infancia Feliz tiene expertos que pueden ayudarte a encontrar el camino.

 

Miguel Plata

Director Fundación Maas Infancia Feliz