Según refiere el boletín epidemiológico perteneciente al Ministerio de Salud de la Ciudad, en lo que va del 2020 ya se superaron los picos máximos de notificación de anteriores años. 

Los casos positivos de dengue en territorio porteño alcanzan a 5.909, aunque no se descarta que existan muchos más, dado que la pandemia del covid-19 demora las consultas, así lo consignó el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Ciudad.

Conforme a esta publicación, la mayor cantidad de los casos positivos, 94,8% no viajaron a una zona de riesgo, en tal sentido,  el contagio fue autóctono, por el contrario, las personas que viajaron fueron 309, las que representan el 5,2% de la totalidad. El documento arroja que “se observa que en el 2020 el volumen de notificaciones supera ampliamente a la temporada 2019”, advirtieron a la prensa local.

“La situación de la pandemia Covid-19 no permite tener una cabal idea de la vigilancia, sea por falta de consulta como por dificultades de los servicios a la hora de realizar la notificación de los casos”, explicaron fuentes del Ministerio de Salud.

Hasta abril 2020 ya “se superaron los picos de notificación de años previos” pero “sin tener en cuenta el año epidémico 2016”, donde la totalidad de los casos positivos alcanzaron la suma de 6.241. Desde que inició el 2020, en la CABA se produjeron 379 internaciones bajo diagnóstico confirmado o probable por patologías relacionadas con el mosquito Aedes aegypti.

Por el momento, hubo una sola víctima fatal, un masculino de 71 años que residía en la Comuna 11 y murió a los cinco días de evidenciar los primeros síntomas. Los casos del dengue se reportan en toda el área metropolitana, pero algunos barrios son los mas perjudicados, dado que obtienen el 90 por ciento de los positivos confirmados. El mas golpeado es Flores, secundado por Barracas, Villa Soldati, Vélez Sarsfield y Villa Lugano, en los que se concentra el 55 por ciento de la totalidad de los casos.

En la semana del 19 al 25 de abril, “se notificaron 401 casos confirmados, mientras que en la semana anterior se confirmaron 823”. A partir del mes de marzo, la CABA ingresó en el llamado “Escenario 3”, cuyo significado es el “Alto Riesgo”, que a diferencia de los demás escenarios ya posee la existencia de casos positivos de dengue, fiebre amarilla, chikungunya y zika. Pero, a su vez, también quedó establecida la circulación viral al rango regional. Esto no abarca únicamente al territorio porteño, sino también los partidos de la Provincia de Buenos Aires.

Conforme al boletín epidemiológico, los serotipos que se evidencian circulando son los DEN 1 y DEN 4, lo que representa al 54 y 41% respectivamente.

En la mencionada temporada 2019/2020, que inició el día 30 de junio del año 2019 y se prolonga hasta el pasado 25 de abril, en la Ciudad de Buenos Aires fueron diagnosticados un total de 8.659 casos de enfermedades relacionadas con el mosquito Aedes aegypti: 8.634 casos correspondían al dengue, tres casos de fiebre amarilla, once a chikungunya y otras once infecciones por zika.

Por su parte, el Gobierno de la Ciudad declaró que paralizó los operativos contra el dengue en la Villa 21-24. Ante un pedido de información propiciado por el Observatorio de Derechos Humanos (ODH), la alcaldía porteña reconoció que paralizó los operativos de descacharreo y prevención del dengue, hacia el sur de la Ciudad. El argumento que usaron para dejar de combatir la propagación del dengue es que se tenía que cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio para erradicar el coronavirus.

El Observatorio de Derechos Humanos impulsó un pedido de información pública para que el Gobierno porteño se exprese sobre el presupuesto que destinan a los efectos de combatir al dengue, como así también qué medidas especificas se vienen desarrollando. Gran parte de las contestaciones no aportaron información. Sobre el presupuesto dijeron que «no hay una partida presupuestaria específica para dengue, sino que la compra de los insumos requeridos se realiza a través de distintas áreas del Ministerio de Salud».

En un comunicado de prensa, el ODH determinó que responsabilizar «a una pandemia para la inacción en otra sanitariamente es incorrecto, a nivel de políticas públicas es irresponsable y en el plano humano es aberrante». «Las acciones que debía llevar adelante y quedaron suspendidas eran la limpieza del espacio público; jornadas de descacharreos con recorrida casa por casa, ordenamiento ambiental y eliminación de criaderos reales y potenciales en los sectores; recorridas para el relevamiento autos abandonados y capacitaciones a población general, entre otras», refirieron.

«La alegación al decreto nacional de aislamiento por la covid 19 para suspender las tareas contra el dengue resulta un pretexto inconcebible. Las unidades sanitarias siguen funcionando en la Ciudad. Los trabajadores de la salud se encuentran dentro de la categoría de ramas esenciales, exceptuados del aislamiento. Por ende, podían seguir realizando la tarea. No existe un impedimento legal para hacerlo», añadieron. Y pidieron que se dejen sin efecto las suspensiones de operativos en villas de emergencia y otras comunas de la ciudad de Buenos Aires y se continue con las fumigaciones, descacharreos y distribución de repelentes.