Según un estudio reciente entre familias porteñas, el 42% de los salarios es destinado únicamente a pagar el alquiler

El alto nivel de lo que ocupa el pago del alquiler en la totalidad del salario aumenta en jóvenes (48%), adultos mayores (45%) y mujeres (43%), en tanto, los varones destinan el 38%. De esta forma, lo evidencia una nota realizada por la Asociación Civil “Inquilinos Agrupados”.

Los problemas para acceder a una vivienda propician una de las trascendentales problemáticas para las familias de la Ciudad, en su gran mayoría mujeres. Un estudio arrojó que, en promedio, el 42% de los salarios de los grupos familiares que no poseen casa propia se destinan solamente al abono de locaciones. A esta situación, hay que adicionarle el pago mensual de expensas, impuestos y tarifas de servicios públicos.

La información se origina a través de un informe que llevo a cabo la Asociación Civil Inquilinos Agrupados, durante el mes de noviembre, a 5.000 vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, que alquilan vivienda. Los resultados, arrojan un altísimo porcentaje de lo que ocupa la locación respecto a la totalidad de los salarios, que se incrementa en jóvenes (48%), adultos mayores (45%) y mujeres (43%), mientras que los varones destinan el 38%.

«Los salarios aumentan una vez por año, en cambio los alquileres aumentan dos veces por año, en forma semestral. El metro cuadrado en la Ciudad, o sea el valor del suelo, es el más caro de la región. La vivienda está dolarizada: no solo aumenta en pesos, sino también en dólares. Y en la Ciudad tenemos una desregulación absoluta del mercado inmobiliario», contó Gervasio Muñoz, titular de la Asociación Civil “Inquilinos Agrupados”.

«La gente suspende cualquier cosa para poder pagar el alquiler. Dejan de pagar la obra social para pasarse a la salud pública. O dejan de pagar los servicios o las expensas. Estamos viendo sectores medios empobrecidos», lamentó Muñoz.

La información arrojó que adicionalmente gran porcentaje del mercado inmobiliario se maneja dentro del territorio informal. El 89% no recibe un recibo o constancia cuando efectiviza el pago del alquiler.

A raíz de esta situación, aumentaron los intentos por tratar directamente con dueños y dueñas. Sólo el 57% de los encuestados lo trata mediante una inmobiliaria, un número menor al 63% que había arrojado la encuesta de la Federación de Inquilinos Nacional propiciada en la Ciudad de Buenos Aires a principios del 2018. Del resto, el 38% alquila a través de dueño directo y el 5% utiliza como intermediario a un abogado o una administración.

La gran mayoría incumple la normativa vigente. El 24% de los entrevistados afirmó que –a pesar de estar prohibido por la Ley 5859- la inmobiliaria les cobró comisiones para firmar  y renovar los contratos.

La situación es aún más caótica en situaciones de familias con niños. El 70% de los inquilinos expresaron tener hijos y, de ellos, el 21% afirmaron que tuvo dificultades para encontrar una vivienda por tener niños o niñas a su cargo. De esta manera, son las mujeres quienes más padecen esta discriminación: 24% ellas y 15% ellos.